La coneja no se aburre, en serio, #noestápagao


Hoy es 8 de Marzo, día internacional de la mujer trabajadora y estoy en la incertidumbre de saber si celebrarlo o lamentarlo.

Falta mucho por hacer en este mundo para que las mujeres tengamos los derechos que nos corresponden.

En tanto se sigan haciendo ablaciones de clítoris, se siga permitiendo un día al año de maltrato sin consecuencias, se permita matar a pedradas a una mujer...En tanto se mire hacia otro lado no hay nada que celebrar.

 

Dejando de lado la amplitud del mundo, en España la cosa no va mejor.

En los dos primeros meses del 2017 el número de casos de asesinatos de mujeres a manos de sus parejas es tremendo.

Hoy mismo el telediario mostraba el maltrato hacia una menor que no quiso denunciar por la dependencia emocional hacia su agresor, por lo cual la policía tuvo que actuar de oficio.

La política de turno va con su hijo al Congreso para dar visibilidad al tema de la conciliación (llámale postureo si quieres) y nos tiramos todos a la yugular.

Y va Rajoy y dice hoy que este 8 de marzo es en el que más mujeres hay trabajando en España...no se si reirme o llorar porque conciliar seguro que no y en mi caso menos (si queréis conocer mi historia de no-conciliación→La conciliación es una utopía en mi vida

Todavía vivimos en una sociedad en la que se nos juzga si no queremos ser madres, pero también si lo queremos.

Porque ojo, esta bien visto que tengas un hijo...o dos, pero a partir del tercero (y no te digo ya del cuarto) los comentarios empiezan a ser desagradables y ofensivos. Vease el título del post.

Definitivamente poco hay que celebrar cuando a nuestro alrededor las cosas no funcionan.

No importa que te pase a tí, o a la vecina de al lado. 

Somos mujeres y lamentablemente muy malas entre nosotras y poco solidarias. No todas, por supuesto, pero personalmente me he encontrado en varias ocasiones metida en un nido de víboras.

Y qué decir del machismo imperante en esta sociedad.

Si tu pareja se implica, tienes mucha suerte.

Si sales a trabajar todo el día porque no te queda otra, eres mala madre, pero el buen padre por mantener a la familia.

Si te quedas en casa, no trabajas ni haces nada y tu pobre marido se mata trabajando.

Y miles de etcéteras.

De verdad, tengo clarísimo que esto #noestápagao, pero tenemos que seguir, con la mente abierta, intentando poner un granito de arena para que nos escuchen, para que nos respeten y para que nuestros derechos sean una realidad y sobre todas las cosas para que podamos ser libres.

Para tí y para mí. 

Comentarios

  1. Muy buen post Natalia, estoy muy de acuerdo contigo 😊😘

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Me encantaría saber que opinas del post!