miércoles, 21 de septiembre de 2016

VUELTA AL COLE CON TROPEZONES

Vacaciones, playa, piscina, relax...

Pues ha llegado septiembre y todo eso quedará como un bonito recuerdo porque es hora de volver a las rutinas y a la temida vuelta al cole.

Este curso esta siendo para nosotros tremendamente estresante, sobre todo para Ale, nuestro hijo mayor. 

Toda la etapa de infantil y hasta cuarto de primaria lo ha hecho en el mismo cole, pero por cuestiones varias nos hemos tenido que mudar así que 5° lo cursó en otro centro escolar.

Ahora hemos regresado al pueblo, es mas, vivimos a 50 metros de SU cole y nos encontramos con que no hay  plaza para él. 

Su hermano sí entró, pero a Ale le dieron plaza en otro colegio que nos queda a 10 minutos de casa. Sí, cada hermano en un colegio y los dos teniendo que entrar a las nueve porque las plazas de aula matinal estaban completas. Así que o me fabrico un clon o no llego a las 9 a los dos sitios a la vez.

En Junio nos acercamos al centro escolar y nos dijeron que había plazas de sobra, que no nos preocupáramos y ya que no estábamos aún empadronados podíamos esperar a septiembre, así lo hicimos y ¡Sorpresa!

El caso es que las 3 clases de sexto que se suponen repletas no lo están tanto.

Vivimos en una zona turística y eso supone que familias que están aquí en junio igual no lo están en septiembre.

Pero como las cosas de palacio van despacio Séneca (plataforma de gestión del sistema de educación de Andalucía) no renueva las listas hasta finales de octubre o principios de noviembre. Así que si en vez de 28 hay 20 en la clase no te enteras.

Aunque claro, se toparon con mamá guerrera, que además había pertenecido a la AMPA en ese colegio y que gracias a un ANÓNIMO (le llamo así porque no quiero ponerle en un compromiso) se enteró de que había otras formas de solucionar esta cuestión.

Papeleo tras papeleo, una semana sin ir a clase pero ahora Ale está en SU cole. 

El lo ha pasado realmente mal, porque sabiendo que regresábamos al pueblo tenía muchísima ilusión de regresar con sus amigos y cada vez que recibíamos un NO para el era un drama. Ni que decir de cuando me tocó matricularlo en el otro colegio.

Nos ha costado sangre, sudor y lágrimas...Sobre todo sudor porque vaya manera de correr de colegio en colegio y de entidad en entidad.


Lo que más me molestó en todo el proceso fue la actitud de ciertas personas que me decían "Si está en sexto ya que más da que lo haga en otro colegio".

Pues probablemente a ellos les importara un pimiento, pero mi hijo quería pasar su último año de primaria con sus amigos de siempre, en su cole de siempre al que ha tenido que renunciar durante un curso.  Y sabiendo que había forma de conseguirlo ¿Por qué no luchar por ello? ¿Por qué conformarnos?

Al final todo ha salido bien.  Con tropezones, pero bien.

Quiero darle las gracias al nuevo director del colegio que cuando le explicamos la situación nos facilitó bastante las cosas, al antiguo director que ha estado pendiente y nos ha apoyado en todo y sobre todo a mi amiga Esther que si yo soy terca ella es el doble y no ha dejado que me rinda.

Ahora toca volverse locos con los estudios, deberes y el viaje de final de curso y a disfrutar de SU cole y sus amigos.

 

2 comentarios:

  1. Me alegro de que todo haya ido bien, espero que tenga un buen curso :)

    Por cierto, tengo un sorteo activo por si te interesa.

    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me paso ahora mismo! Estoy un poco desconectada así que por eso no me he enterado que soy de las que se apunta a todo! Un saludo!

      Eliminar

¡Me encantaría saber que opinas del post!